¡Nueva web disponible!

18/11/2013
lowgta_verde_OK

García Torrente Arquitectos estrena nueva imagen y página web.

CASA ZAYAS (Rehabilitación casa árabe morisca, siglo XVI, Granada)

27/03/2012

27

El barrio del Albaicín, por su específico posicionamiento en el ámbito de la ciudad de Granada, ha significado históricamente una referencia clara para el desarrollo de la ciudad moderna, en claves de índole paisajística y patrimonial. Ligado a la Alhambra por el cauce del río Darro y las Cuestas de Gomérez y Rey Chico y enfrentado a ella, este arrabal histórico, se asienta entre los bordes de las colinas de la Alcazaba Cadima, el Cerro de San Cristóbal y el de San Miguel.

Albaicín y Alhambra están separadas por sus particularidad física y su posicionamiento geográfico, el aislamiento y separación, de ambos para consigo mismo, por su permeabilidad secuencial por recintos y de la una con respecto a la otra, han sido una constante que las ha caracterizado en su particularidad y singularidad y que ha ocasionado, la mayoría de las veces, problemas fundamentalmente de índole urbanístico, para su adaptación a la nuevas formas de vida de la sociedad contemporánea. Aunque ambas se relacionan simétricamente respecto al río Darro, son bastante diferentes en cuanto a su morfología y características principales. La una es una ciudad que se expande por su ladera hasta el cauce del río Darro, la otra se conforma como ciudad aislada que se cierra a la ciudad en los lugares de mayor pendiente y se abre al territorio en las zonas más llanas.

Núcleo primigenio de la ciudad, la Alcazaba Cadima surge en aquel lugar geográfico más apto por sus suaves pendientes y orientación. Surgirán asentamientos  de similares características en la ladera de Mauror, la antigua ciudad judía. Este primigenio germen dará posteriormente origen a Granada al unirse con la ciudad surgida en las zonas más bajas, la Medina. Al final de todo este proceso urbano surge en la colina de la Alhambra, la ciudadela-palacio, separada de la ciudad por las vaguadas de la Assabika y Cuesta del Rey Chico y unida a ella por estas mismas cuestas del Darro. El Albaicín, barrio habitado desde el 700 ac, es ya en el s. XII uno de los más prestigiosos de Granada, en el que se asientan palacios pertenecientes en gran medida a la familia real y a la nobleza y que cuenta con infraestructuras importantes como una gran casa de baños,  hospital, aljibes, etc.

Tras la conquista de Granada en el s. XV, el barrio adquiere más importancia si cabe, tras la ampliación de Plaza Nueva y el establecimiento en éste de un alto Tribunal de Justicia. Familias nobles y órdenes religiosas habitan en estos momentos, la colina del Albaicín, construyendo residencias y conventos de los que muchos de ellos han transcendido hasta nuestros días.

Entre los siglos XVI y XVII la estructura urbana bajomedieval pervive a pesar de las transformaciones cristianas: Las dos calles principales “sin rodeos ni quiebros” atravesándola de “oriente a poniente, setetrión y mediodía” (refiriéndose a las calles de Elvira y San Juan de la Victoria), según Henríquez de Jorquera en sus Anales de Granada, vertebran el nuevo orden urbano a partir de implantaciones de orden religioso (Catedral y parroquias) y civil. La despoblación y el abandono sufrido en el barrio del Albayzin, tras la expulsión de los moriscos en 1571, unido a la reactivación económica y el prestigio alcanzado de la medina vieja, con el establecimiento de la Catedral y la Plaza de Bibarrambla, configuran esta zona de la ciudad baja como el nuevo núcleo urbano. Comienza así el declive paulatino del barrio entre los S, XVII y XVIII, produciéndose un abandono constante, por parte de la alta sociedad, hacia nuevas zonas de la ciudad, asentadas en zonas más llanas, más salubres y mejor comunicadas.

Tras la revolución Liberal de 1835, las casas más importantes, en ese momento desocupadas, se convierten en viviendas de baja renta para las clases sociales trabajadoras, produciéndose así una transformación tipológica importante de gran parte del caserío del Albaicín.

Pese a la importante despoblación que hubo de sufrir en los años posteriores, y quizás motivado por esta circunstancia,  este arrabal histórico ha mantenido casi intactos su trazado viario y su estructura morfológica. Ha conservado murallas, puertas, aljibes, baños y gran parte de su caserío original, casas nazaríes y moriscas que aún permiten conocer su estructura original y las influencias que la conquista introdujo en algunos de sus elementos. En definitiva un entramado de estrechas calles, perfectamente estructuradas, dilatadas en placetas articuladoras del espacio público del Albaicín.

Los principios de la arquitectura sostenible inciden sobre aspectos del diseño, el cálculo y la construcción de edificios capaces de minimizar el impacto ambiental y las emisiones de carbono. Ello suele entrar en conflicto con otros planteamientos. En España, la tendencia para que el dinero fluya, ha sido la inversión en bienes inmuebles que aportan beneficios inmediatos y sustanciosos, lo que eleva la inflación. Ante una situación de crisis, sólo queda la reflexión acerca del futuro de la vivienda –se podría hablar igualmente de la desmesura en la proliferación de naves industriales, parques temáticos, centros comerciales…-. Es necesario repensar, investigar, aportar nuevas ideas. De nada sirve la tecnología más avanzada si previamente no hay una conciencia verdaderamente ecológica o simplemente, lógica.

Hay que asumir dos premisas para hacer frente a una situación de crisis, casi de emergencia:

- El territorio es un bien escaso.
- Será necesario alargar el ciclo de vida de edificios y espacios.

El debate sobre la emisión de carbono debido a la construcción y uso de la edificación, debería trasladarse previamente a cómo debe racionalizarse el uso del territorio. Antes de continuar consumiendo más de terreno, hay que volver la mirada a los bienes disponibles: alargar la vida útil de los mismos. Para ello deberá tenerse en cuenta que:

- La verdadera puesta en valor de cualquier edificio, elemento patrimonial, espacio público, territorio, pasa por el conocimiento exhaustivo y la redefinición de los valores del sujeto contemporáneo.
- En cuanto a lo construido, desechar la idea de que es más barato demoler y construir de nuevo que reutilizar. El precio de las cosas no está en su costo inmediato o directo, sino en la repercusión general de cada acción. La industria de la construcción consume el 50% -cifra que va en aumento- de los recursos mundiales. Esta cifra es, a todas luces, insostenible.

- Dotar de nueva vida a lo ya construido –reprogramar- pasa por una reflexión desprejuiciada y solvente, moderna y abierta, limítrofe con actitudes científicas, sociales, antropológicas, económicas, artísticas… capaz de asumir criterios formales al servicio del usuario y no al contrario.

- Que la eficiencia energética no pasa por añadir una serie de gadgets de alta gama y sofisticación o superponer capas de aislamientos a una construcción. La tecnología deberá estar al servicio de la idea.
Técnicas como restauración, rehabilitación, reciclaje, reutilización, reprogramación, reaprovechamiento, recuperación o construcción con las sobras, nos transportan, más allá de consideraciones estilísticas, a fórmulas eficientes de ahorro energético y de conciencia ecológica.

Bases para la redacción de un proyecto. El Albaicín es hoy un barrio habitado casi en su integridad por clases sociales y culturales de alto nivel adquisitivo y estudiantes extranjeros, trasladándose a las periferias y barrios marginales la población original. Pese a ello, desde hace varias décadas, desde la Oficina de Rehabilitación del Albaicín, se intenta mantener dicha población y con ello un patrimonio vivo. La ciudad, como ente vivo tiene otras leyes, más cercanas a la idea del movimiento, al sentido de lo fugaz, de la transformación, de lo transitorio, de lo inesperado. La asunción de unas reglas de juego heredadas del Movimiento Moderno en lo que respecta a la conformación de la vivienda -la casa positiva- o al rescate de la ciudad según los códigos de acción de la Tendenza,  no hace otra cosa que empeorar el estado de la cuestión, consolidando una serie de leyes que son, aplicadas sin reflexión y sin criterio valorativo,  mucho más destructivas que las emprendidas de manera “natural” por los usuarios.

14Aquí se propone partir con nuevos razonamientos que no quieren ser ni “tipo” ni “criterio” generalizados, sino una línea de investigación en un lugar concreto basada en la flexibilidad y adaptabilidad a las circunstancias, sin impedir que las transformaciones se puedan seguir dando en el futuro. No debe olvidarse que la vida de un edificio es mucho más dilatada en el tiempo que la de sus moradores. Los actuales vecinos serán remplazados por otros cuyos planteamientos de vida y circunstancias personales serán bien diferentes: la idea de confort, los muebles, los revestimientos, la apariencia, los objetos de consumo, los objetos de identificación o adornos, la fragmentación o especialización espacial, la funcionalidad, la manera de apropiarse de lo común, la luz, las texturas, el color, etc. También éstos necesitarán respuestas.

15La mejora de las condiciones de vida y la salubridad del edificio juegan un papel igualmente importante a la hora de proyectar, pero debe existir una conjunción de equilibrios que no debiera pasarse por alto: por un lado la “recuperación” de una serie de espacios y formas que ya dejan de ser puramente particulares para formar parte de la memoria colectiva o del acerbo cultural de la ciudad (sin olvidar que la recuperación de los centros históricos suponen a corto y medio plazo el desarrollo de una industria turística que es, a todas luces, fuente de energía para la comunidad) y por otro, la forma de vida de sus habitantes -permanentes o esporádicos- que lucha denodadamente por no alejarse de su barrio, como, a partir de los sesenta, tuvieron que hacerlo tantos de sus convecinos, pero ahora amenazados, no por la insalubridad, sino por los procesos especulativos.

16La propuesta consiste fundamentalmente en la recuperación de la estructura constructiva y espacial básica del edificio a través de sus planos de definición, acoplando los espacios vivideros a partir ésta, según su posición relativa y permitiendo el desarrollo de todo el arco de posibilidades que conlleva.  En este sentido, son claves:
- La demolición de la tabiquería de todas las crujías, en un intento de definición espacial lo más neutro posible.

- El intento de crear un equilibrio entre la preservación de elementos comunes, limpieza estructural constructiva y espacial.

- El encaje de viviendas mínimas para ser habitadas por personas mayores, con o sin  jóvenes cuidadores.

- El mantenimiento como base fundamental de los niveles de forjado actuales y volumetría general del edificio.

- El patio, el zaguán, y el torreón se potencian, dándole un carácter comunitario de convivencia

15Las viviendas se desarrollan con un programa de infravivienda, compuesto por salón, un dormitorio o dos, baño y cocina. Cada unidad es variable según las circunstancias específicas de cada caso, pudiéndose producir encuentros entre las diferentes funciones. Así, los salones, las cocinas o los dormitorios pueden resolverse en una única pieza espacial que combinan diferentes formas de habitar, a medio camino entre las perspectivas habitacionales iniciadas en los sesenta neoyorkinos y la vivienda mínima tradicional de origen musulmán.

 18En definitiva, una ARQUITECTURA SILENCIOSA, de acupuntura urbana, discreta, cuyo valor reside en el conjunto múltiples intervenciones capaces de dinamizar y rescatar conjuntos históricos desde la perspectiva de la contemporaneidad.

Aunque en un estado de evidente deterioro y abandono, por los indicios encontrados parece que la edificación, una casa patio de tradición árabe-morisca, concebida en un principio como vivienda unifamiliar, ha llegado hasta nuestros días, tras un continuo proceso de lenta reformulación constructiva, espacial y habitacional, reconvertida en vivienda colectiva, hasta ser ocupada ilegalmente en su última fase. Realmente se trata de una adición de casas a lo largo del tiempo, donde se pueden distinguir claramente 5 elementos, además del espacio abovedado descubierto durante las obras, con formas de construcción y cotas diferentes, lo que confiere al conjunto esa singular tipología y topografía interna.

plantasLa edificación objeto de estudio, situada en una manzana de pequeñas dimensiones, delimitada por las calles San Gregorio, que gira en ángulo recto, la del Huerto y la de Grifos de San José, presenta fachada, de dos plantas de altura, a dos calles opuestas, la calle San Gregorio y la del Huerto. El desnivel existente entre ambas ha propiciado la existencia en el interior de la edificación, de un complicado sistema de distintos niveles que articulan las diferentes cotas existentes.

ZAY_04El elemento fundamentalmente estructurador en torno al cual se distribuyen las diversas dependencias, como es habitual en este tipo de edificaciones, es el patio, en este caso de carácter único, de planta prácticamente cuadrada, situado en posición centrada y con dos galerías voladas a patio situadas en lados opuestos. Las escaleras, la ornamentación de las galerías y fachadas y sobretodo, la aparición de un elemento la torre mirador, completan el muestrario tipológico de la vivienda.

Uno de los elementos más complejos y ricos del edificio es la galería.  Debido a su sutileza constructiva y la relación tan natural que plantea con el espacio exterior del patio, la convierte en un espacio ambiguo a la vez que polivalente. Ambiguo por su doble dimensión interior-exterior y público-privado… y polivalente en cuanto que, creada como espacio de circulación protegido de la lluvia, es al mismo tiempo el lugar de encuentro y relación intervecinal, captador de luz, aire, fresco o calor, de pequeño jardín, etc. Un colchón espacial muy sensible capaz de captar a la perfección la situación de sus habitantes. La galería define el patio, el hueco. El patio centrado en la parcela adquiere todo su sentido desde la perspectiva de la representación social. La permeabilidad entre éste y la calle, permite una adecuada aireación de la casa. En definitiva la galería y el patio son el alma de la vecindad, un retrato vivo de la vida cotidiana.

La casa Zayas fue uno más de los ejemplos de residencia noble del Albaicín que con el tiempo y por distintas circunstancias, fue alquilándose por trozos a otros moradores ajenos a la unidad familiar. Es a partir de ese momento cuando el esquema funcional comienza a redefinirse, lo que conlleva a su vez a una redefinición espacial sustancial. Ese salto provoca en el edificio una transformación tan profunda que hace necesario revisar el concepto de tipología básica para enfrentarnos al artefacto construido desde una nueva visión, más abstracta. El tiempo y su desgarrador efecto sobre los objetos, va transformando los elementos arquitectónicos y revalidando, a veces con crueldad, su grado de “bondad”, demostrando que únicamente sobreviven aquellos que son capaces de adaptarse a las nuevas circunstancias.

Hablar, pues, de “tipo” deja de tener sentido y surge un elemento arquitectónico de alto valor: una estructura edificatoria capaz, cuyo interés fundamental reside en la flexibilidad. Su adaptabilidad a cambios de uso, de propiedad, de vecindario, de gusto dominante, etc. Un potencial arquitectónico, cuya estructura espacial, funcional, lumínica, formal, etc. está siempre abierta a la redefinición o la reorientación según los criterios de valor de cada momento.

Claves: la claridad de planteamientos y la economía de medios. Básicamente, la construcción se reduce a una serie de planos horizontales y verticales –muros y forjados- que van conformando, según su posición relativa, una serie de recintos habitables de diferente configuración: el patio es la ausencia interior, las galerías los límites ambiguos. Todo ello con un alto grado de simplicidad y una mínima especialización. No hay una diferenciación entre la estructura portante y la espacial, como ocurre en arquitecturas más recientes, organizando la vida en los intersticios que se van conformando. Los tabiques, de relativamente reciente aparición, sirven como conformadores de subespacios más concretos, más cercanos a los dictados de la tradición contemporánea deudora del Movimiento Moderno.

En cualquier caso, el concepto del reciclaje es parte de la vida del edificio: arquitectura transformable y “nutritiva”.

ZAY_08La vivienda es abstracta, orgánica y contradictoria. Los recintos privados destinados a vivienda son geométricamente puros y sin especialización funcional. Por lo general, un espacio único o una sucesión homogénea de dos o tres, unidos por huecos, habitualmente sin carpintería. Cada uno de estos espacios se usan de manera aleatoria y flexible, dependiendo de la unidad familiar o las circunstancias específicas de cada clan que va cambiando a lo largo de su dilatada vida. La tarea de acomodación al uso particular se resuelve mediante muebles. Su forma y la disposición relativa, tanto entre ellos como respecto a la caja o contenedor espacial, serán los agentes cualificación espacial y funcional más inmediatos.

Otro agente de recualificación espacial, menos rápido, pero más potente, es el de la apropiación de lo común. La necesidad de aumentar la rentabilidad de los inmuebles pasaba inevitablemente por aumentar su superficie aprovechable. La colmatación de los espacios privativos implicaba la apropiación de otros espacios de uso comunitario: galerías, partes bajas de las escaleras, azoteas o zaguanes. Si la estructura base permanece casi inalterada, tal vez porque su modificación es costosa y compleja, la apropiación consiste en la ampliación hacia fuera, produciendo una serie de “empastes” sucesivos que va matizando –con cal y verdina año tras año acumulada- el aspecto puro y radical de la construcción original, para conferirle una blandura casi orgánica, tan típica de las casas de vecinos. Colmataciones que van creando en su aleatoriedad situaciones extraordinariamente ricas y complejas. Una sensación de dinamicidad y vida que pugna con la estaticidad dominante y universal.

 Como se ha señalado, el edificio no se construye de una vez ni con la volumetría con la que hoy presenta, en un solar limpio y en una sola operación. Su sistema estructural y espacial es complejo a partir de unión de partes definidas. Los materiales con que se construye son comunes y  baratos, empleando soluciones constructivas elementales y adornos poco sofisticados (con excepción de las figuraciones de la fachada que tras un estudio más pormenorizado que habrá que llevar a cabo, sugerirán nuevos campos de conocimiento). Ello ha hecho posible la adaptación a las diferentes circunstancias y solicitaciones a las que se ha sometido y parece que sigue dispuesto a aceptar otras en el futuro. Ante la idea de emprender una nueva acción más conceptual y comprometida sobre el edificio, cabría hacerse la siguiente pregunta: ¿por qué este complejo arquitectónico sigue siendo útil? ¿qué es lo que todavía hoy nos sigue pareciendo tan fascinante?

+Información

Para ver el artículo en pdf pincha aqui.

INTERNATIONAL WORKSHOP LATITUDES IV (Granada 26 no.- 3 dic.)

15/11/2011

FINAL low

.. … … … …. The appearance of a new geography characterized by the affirmation of various forms of distance and its consequence. The confluence, often instantaneous and violent between different realities, it generate an alternation of conflicts and confusions all over the world: conflicts there where borders are reinforced, with its confusion where, for lack of precise tools of intervention, new frontiers replace the old ones with areas of extreme marginality in which as the links, are allowed, by negligence or inability, if it tend to promiscuity and uncertainty. It is precisely in these areas which currently generates the redefinition of our society and our center, in transit to the future.

These are interstitial and border territories: Border conditions because they are physical spaces out of the margins of our society which approach issues for which answers are not known, and interstitial conditions because these issues occupy transversely the urban territory

(Observar e Interactuar. Lorenzo Romito)

 

LATITUDES IV

INTRODUCTION LATITUDES IV will be a laboratory of ideas that allows us to reflect on various aspects of the contemporary city through an open and unprejudiced eye. This workshop is part of the Nomad Laboratory Network Architecture for Human City–nomadLAB.in.NET-. It is therefore to facilitate approaches to economic, cultural, patrimonial, social & sustainable developments.
Latitudes IV will be held different approaches to different realities, but with a common goal: a reflection about the findings. After a anarchic development of our cities, produced from over-exploitation of resources and territories, it seems to be the time to stop, think and take our heritage -understanding that in a broad sense and unbiased-, to make that get new meanings and asume new applications

Different cities in different continents, with apparently conflicting points of departure, but all with hardly bearable imbalances.       The investigation pursuant the specific input of ideas, which can be easily accepted by the public authorities.

LATITUDES IV. TOWARDS A NEW VISION OF THE PATRIMONIAL. In recent years, deep changes are occurring in relation to the idea of ​​heritage and patrimonial, involving new approaches, not only in expanding the concept and scope of the term, but new forms of action in relation to it.
Clearly, concern has shifted from a partial and specific heritage protection, being almost exclusively known as “historical and architectural heritage”, to a global vision and general construction of the territory recognized as having intrinsic component of being patrimonial. The inclusion within the concept of heritage of more extensive and broader ideas, which move from the concrete assessment of the architectural and urban to a new land valuation, is opening overcoming a stagnant stage of understanding of the built heritage as an object of contemplation and delight, to go into the active incorporation of this to the processes of development, it means, understanding the territorial heritage like support of economic and social development of a particular area.

A direct consequence of this is expanding the concept of heritage not only in its dimensional scale, but also to other thematic and structural scales. Thus, the idea of ​​fragmentary and partial, associated with a series of discrete, isolated and recognizable elements, result of a diverse and biased assessment of the story, broken, built in pieces, giving priority to certain aspects in many cases. We pass to another more complexity involved in understanding a changing reality that far exceeds its conceptualization in the nineteenth century linked to the preservation of monuments, historic gardens or what has a certain historical and artistic value to incorporate as well those territories adjectival heritage.
We witness, therefore, To its consideration as a protect unit which is inserted and participated in the urban and natural environment where it is, introducing tangible or intangible considerations: rituals, festivals, lights, smells, tastes, sounds … of anthropological character, testimony of the collective and individual memories which meant at the time the extension of the Heritage designation by the Cultural Heritage in recognition of not only the historical and artistic value of the property but also its significance.
A final step and has been considering a new heritage designated by the term Cultural Landscape linked to a concept of patrimonial that addresses the urban environment and urban grid, but also those natural places that have environmental values ​​and a cultural significance, thereby producing an ever closer relationship between the natural and cultural heritage. This extension of the concept of cultural property to its environment will occur as a result of a social feeling of loss of representative places and spaces part of the natural heritage which is held in high esteem and are now in constant change and risk.
So, from the idea of ​​monument as Cultural Interest Property isolated, we move to the understanding of the property in its location beyond a reduced environment, as part of authenticity to expand its boundaries, it is a more abstract concept of anthropic environment, place and landscape. Thus, the patrimonial consideration today passes smoothly from the territory of the object and the uniqueness of the monument to the artistic cultural landscape. The heritage is no longer just the monumental, which has historical and artistic value, but also what contributes to the identity of people, values ​​that can be physical or not.
This radical change means that the parameters of the models and strategies that govern their protection, regulation and action,they need to evolve from its nineteenth century base to its consideration within the epistemological, ideological, political, cultural and technical parameters.
The assumption of this new notion, due to its complexity, involves an extension beyond the discipline’s traditional activity of conservation and restoration related to the idea of ​​monument, to overcome the common notion and embrace those cultural pieces that show special situations of wealth and complexity. So it will occur disciplines such as history, anthropology, law, architecture, archeology and geography … and increasingly scientific and technical disciplines.
Nevertheless, as more and more voices are raised in this regard, restrictive consideration is still predominant and in most cases determinant. So are those aspects that focus exclusively on the inner meaning of objects or cultural property that become, most occasions, in the focus during the development of heritage project, closely linked to the body of work appreciated as valuable legitimate and backed by its historical prestige and symbolic. This implies a way of conceptualizing the heritage in a static way, that set aside or thoughtless the largest component of the heritage that referred to its conception as essentially unlimited, permanently open and refers to the restriction of inventoried.
Going further on this concept, Can we think that buildings, spaces, territories, constructed to be occupied in a certain way, are now a new found spaces? Even subaltern or servers spaces that were never designed for human occupation, invisible to our eyes, Could they now appear, without its meaning, or as attractive alternative to the contemporary city? Finding those places, redefine, put them in charge, reprogramming, that will be the key work that many teams should develop in the near future.

These ideas are the starting point of these workshops, thus material for thought and research: places or spaces that because of the modern territorial system configuration, they can be in the inside the urban areas, in urban peripheries or part of the big territorial spaces between cities, rural areas reduced and isolated between massive buildings or communication networks, and very unstable and vulnerable, but vital to our planet.


ORGANIZATION

This laboratory, understanding it as a unit, will be developed in four phases, chronologically and spatially separated, in everyone we will point on different approaches to the idea of ​​heritage. Will host workshops at schools of architecture of Granada (Spain), Buenos Aires (Argentina), Copenhagen (Denmark) and Sao Paulo (Brazil).

It is for students and teachers of architecture, but also experts from other related disciplines. The possibility of having the support of the UN Habitat program and other state or local governments or cultural associations, public or private, will give us more incidence and real approach on the issues to deal with.

We will organize the tasks in several working groups, coordinated by professors and architects of international prestige, working on depressed areas, which are an strategic place in the city and which value needs to be reinforce.

The proposals will be accompanied and supported by lecture and visits to buildings and areas of interest, to complement the workshop activity.

PRODUCTION

The activities generated from this event, both lecture and projects and study material will be compiled in a publication such as publicity materials for subsequent meetings, consultation and research.

The expected result is to obtain high-quality concrete proposals that will contribute in some way to improving the current situation in urban, architectural, social and environmental issues, so it will work with local, regional or state governments, depending of the urban development of each area.

RECICLAJE. Principios para la baja emisión de carbono en la edificación.

05/05/2011

reciclaje mix

Los principios de la arquitectura sostenible –denominada con múltiples acepciones más o menos descriptivas, puntualizadas y acertadas- suelen incidir sobre aquellos aspectos del diseño, el cálculo, la construcción, etc. de edificios que, aprovechando los recursos que ofrece la naturaleza, sean capaces de minimizar el impacto ambiental y las emisiones de carbono. Parece haber cierto consenso en que para lograr esos objetivos existen diferentes frentes de actuación, según las sucesivas etapas del proceso creador, constructivo y de uso.

En una fase previa, la realización de estudios y análisis pormenorizados de las condiciones climáticas, hidrográficas, ambientales, posicionales, etc. de manera que pueda conocerse, registrarse, cuantificarse lo más científicamente posible los diferentes recursos susceptibles de aprovechamiento en los futuros edificios.

En la fase de proyecto, diseñar soluciones espaciales y constructivas que permitan seleccionar -captar o el rechazar- las condiciones previas detectadas en los análisis.

Durante la fase de construcción, el empleo de materiales cuyo proceso de obtención de materias primas, fabricación, embalaje, transporte y puesta en obra, material sobrante y residuos que produce, sin olvidar su publicitación, marketing, condiciones laborales de los diferentes agentes que intervienen en el proceso, etc.

Cuando los edificios quedan en manos de los usuarios definitivos, la posibilidad de reducir al máximo los gastos energéticos (agua caliente, calefacción, etc.) al mantener el edificio la máxima inercia de confort.

Por último, y a largo plazo, el retraso en la obsolescencia de los productos y tecnologías empleados y, una vez acabada definitivamente su vida útil, que éstos puedan ser reciclados para nuevos procesos.

Sin embargo, esta declaración de intenciones tan cargada de lógica, suele entrar en conflicto con otros planteamientos. En nuestro país, como ocurre en otros estados de economía emergente, durante las últimas décadas los intereses políticos, económicos, sociales, inmobiliarios, urbanísticos, etc. van por caminos concienzudamente trazados, de manera que se hace difícil la convivencia con dichos valores medioambientales. La tendencia más inmediata cuando el dinero debe fluir, es a la inversión en bienes inmuebles, grandes infraestructuras, etc. cuyos precios siempre en alza, aportan beneficios inmediatos y sustanciosos, creándose una espiral imparable cuya tendencia es a inflar un globo de piel peligrosamente sensible y tensa, siempre a punto de explotar.

En 2004 saltó a las primeras páginas de la actualidad la alarmante noticia de que en España se estaban construyendo más viviendas que en Alemania, Francia e Italia juntas. Esta tendencia no paró hasta el anuncio de la crisis económica en 2009. Ninguno de los sucesivos gobiernos han sido capaces de poner coto a esta irracional actitud y hoy estamos pagando, con creces, la falta de previsión y codicia generalizada. Pero el daño ya está hecho y va a ser necesario el paso de muchos lustros, muchas generaciones para absorber y subsanar la degradación de nuestras ciudades y, sobretodo, de nuestros territorios, que irá en aumento en proporción directa al que sufrirá ese parque de viviendas ya construidas y deshabitadas. Incluso suponiendo que la mayoría de viviendas realizadas contaran con las bases proyectuales y constructivas de las que se ha hablado en el preámbulo de este artículo, en relación al empleo de técnicas de reducción de la emisión de carbono, la enorme cantidad de edificios construidos hace que todas esas medidas, todas esas previsiones y las supuestas buenas prácticas, queden en un lugar muy secundario, casi irrelevante, frente a la masiva ocupación de territorios vírgenes.

poligono + pol constrEn este estado de exceso patológico, tan parecido al proceso degenerativo de los personajes de La Grande Bouffe, donde van engullendo ingentes cantidades de exquisiteces culinarias, para acabar lenta e irreversiblemente en una situación tan trágica como previsible. Sólo queda la reflexión acerca del futuro de la vivienda –se podría hablar igualmente de la desmesura en la proliferación de naves industriales, parques temáticos, centros comerciales…-. Repensar, investigar, aportar nuevas ideas y poner en primer plano aquellas premisas que normalmente se encontraban en los últimos puestos del interés profesional. De nada sirve la tecnología más avanzada si previamente no hay una conciencia verdaderamente ecológica o simplemente, lógica. Tal vez sea la última oportunidad y en ello nos jugamos mucho.

Antes de nada será necesario asumir dos premisas fundamentales, que en el fondo son una sola, para hacer frente a una situación como ésta, que en algunos casos llega a calificarse como de emergencia:

El territorio es un bien escaso.

Será necesario alargar el ciclo de vida de edificios y espacios.

pantapolisA lo largo de los siglos XIX y XX se ha producido un desarrollo urbanístico sin precedentes debido al crecimiento demográfico y a la emigración de la población desde las zonas rurales hasta la ciudad. La mancha gráfica de cómo ésta se ha ido apropiando del territorio, desde la revolución industrial hasta la visión de futuro que ofrece la previsible Pentápolis global hacia la que nos acercamos, muestra una auténtica inversión en la topología del paisaje, lo urbano ha pasado de ser una isla en la inmensidad del océano rural, a constituir la práctica globalidad del espacio de la superficie terrestre, donde las áreas naturales y agrarias serán zonas inconexas, rodeadas de construcción, acotadas y protegidas. Así la ciudad, de ser considerada una institución cultural universal, peculiar, intrínseca y exclusiva de los seres humanos, una realidad socio-cultural y física que caracteriza la presencia del hombre sobre la Tierra, construida por acumulaciones sucesivas a lo largo de los siglos, ha pasado, en muy pocos años, a ser algo bien distinto, hasta el punto de que algunos lo denominan ya la NO CIUDAD.

Antes de seguir consumiendo territorio, de romper el frágil equilibrio de lo poco que aún no habrá sido edificado, será necesario reconsiderar cómo debe ser nuestra presencia en el Planeta. El problema de la ciudad futura es fundamentalmente un problema ecológico que afecta a la globalidad de sus habitantes y territorios, ya que ha superado la escala habitual de la ciudad, la región o el país. Las decisiones han de ser consensuadas, políticamente unánimes y espacialmente intercontinentales. Como explica Marisol García Torrente, “no tiene ningún sentido, o el sentido es limitado, continuar con los largos debates acerca de si las ciudades son lugares singulares, nodos de una red en el macro-espacio de los flujos, gobernadas por la sociedad Informacional, ni siquiera acerca de su forma, ni de su extensión, organización estructura o densidad, el gran problema de la CIUDAD DEL FUTURO, se ha desplazado a tratar de aquello que no es justamente la ciudad, a examinar el negativo de ésta, EL CAMPO”.

EL CAMPO COMO ESTRATEGIA

Llegados a este punto, el debate sobre la emisión de carbono debido a la construcción y uso de la edificación, debería trasladarse previamente a cómo debe racionalizarse, incluso racionarse, el uso del territorio. Entender la conveniencia y la necesidad de un cambio radical en este sentido es, a todas luces, prioritario.

A partir de aquí, tal vez haya que empezar a plantearse si, antes de continuar consumiendo un metro cuadrado más de terreno, no haya que volver la mirada a los bienes disponibles (probablemente suficientes para absorber un crecimiento previsible). Alargar la vida útil de los mismos, retomar situaciones que, a pesar de sus deficiencias y obsolescencias y de los posibles daños que ya hubieran ocasionado en el momento de su construcción, puedan ir poco a poco asumiéndose por el sistema. Para ello deberá tenerse en cuenta que:

derribo + reciclaje

La verdadera puesta en valor de cualquier edificio, elemento patrimonial, espacio público, territorio, pasa por el conocimiento exhaustivo y la redefinición de los valores del sujeto contemporáneo, entendiendo que el hombre de hoy no tiene un perfil nítido, ni regular, es un ser difícilmente clasificable en su globalidad y en su individualidad.

En cuanto a lo construido, desechar la idea de que es más barato demoler y construir de nuevo que reutilizar. El precio de las cosas no está en su costo inmediato o directo, sino en la repercusión general de cada acción. La industria de la construcción consume el 50% -cifra que va en aumento- de los recursos mundiales. Esta cifra es, a todas luces, insostenible.

Dotar de nueva vida a lo ya construido –reprogramar- pasa por una reflexión desprejuiciada y solvente, moderna y abierta, limítrofe con actitudes científicas, sociales, antropológicas, económicas, artísticas… capaz de asumir criterios formales al servicio del usuario y no al contrario.

Que la eficiencia energética no pasa por añadir una serie de gadgets de alta gama y sofisticación o superponer capas de aislamientos a una construcción. La tecnología deberá estar al servicio de la idea, incluso podría no ser tan necesaria como la industria y la normativa indican.

Nada más descorazonador que un cementerio de residuos tecnológicos que un día se pensaron como elementos capaces de salvar el medioambiente.

placa solar + campo solardesayuno

Poco a poco, y a pesar de su supuesta baja rentabilidad económica, parece que se van propiciando diferentes frentes de investigación en este sentido y que buscan, desde una actitud ecológica, minimizar los impactos sobre el medioambiente en lo referente al diseño de edificios para habitar. En este seminario se tratarán distintas perspectivas y modos de acercamiento al tema que van desde los esfuerzos de la administración por cambiar las estrategias generales, hasta el cambio en la docencia desde las Escuelas de Arquitectura y la práctica profesional para eliminar posicionamientos atávicos en la cultura arquitectónica, pasando por las investigaciones tecnológico-científicas que han de proporcionar instrumentos que intenten reducir las emisiones de carbono. Sería interesante haber contado con otras perspectivas como la de los usuarios finales, los promotores privados, los docentes de la enseñanza pública o los profesionales del sistema de salud.

Las fórmulas para la ampliación del ciclo de vida de los edificios (también para los espacios públicos) han sido variadas y han incidido sobre determinados aspectos, siempre legítimos, que en cada momento y circunstancia han servido para la definición del concepto mismo de la arquitectura. Intentando mirar un poco más allá de lo que se entiende como pura disciplina arquitectónica, de la idea de composición o forma, todas estas operaciones, sean del rango que sean y, más allá de su definición conceptual o de su calidad proyectual, en la mayoría de los casos, el bien se ha mantenido y ha podido ser reutilizado durante años o siglos, con el consiguiente ahorro de energía y, sobretodo, de territorio. Palabras como restauración, rehabilitación, reciclaje, reutilización, reprogramación, reaprovechamiento, recuperación o construcción con las sobras, nos transportan, más allá de consideraciones estilísticas, a maneras más que eficientes de ahorro energético y de conciencia ecológica.

Sería interesante analizar en profundidad las claves por las que estas estructuras han podido alargar tan ampliamente su ciclo vital. Intentando resumir diremos que la mejor de sus cualidades reside en su flexibilidad constructiva y espacial, capaces de adaptarse a múltiples situaciones de habitación, de trabajo, de realización rituales, etc. En su simplicidad a partir de materiales primarios poco rígidos y universales, se consiguen, por repetición, acumulación, anexión, complejas estructuras espaciales capaces de adaptarse en cada momento a las nuevas necesidades y circunstancias para las que se solicitan. Pequeñas operaciones han logrado el milagro de la renovación mil veces ensayada a lo largo de los siglos.

Actuar con estos métodos ha dado resultados sorprendentes como devolver la cohesión social de un vecindario o la recuperación de barrios históricos degradados de la ciudad. Pero este campo de experimentación cuyos exitosos frutos han podido comprobarse en las obras de muchos arquitectos, se ha quedado pequeño. De lo estrictamente patrimonial es necesario dar un salto cualitativo para abrir nuevos territorios de experimentación. El gran reto que hoy se abre ante los profesionales se centra en los edificios, barriadas, polígonos industriales, espacios públicos, terrains vagues, o favelas que proliferaron, décadas atrás, a golpe de emergencia pública después de la guerra o insaciable iniciativa privada, cargado siempre de tintes especulativos, propios de un desarrollismo trasnochado. Devolver la dignidad a estos trozos inconexos y difusos de la ciudad se presenta hoy como el nuevo campo de actuación del arquitecto.

Pese a los posibles tintes demagógicos que esta reflexión pudiera contener, lo que sí resulta razonable a todas luces es que la arquitectura, necesita de una profunda redefinición de sus bases conceptuales. Cada vez se oyen más quejas de que la profesión está demasiado centrada en la experimentación estética y no lo suficiente en la vida de las personas y de los verdaderos valores sociales. El actual periodo de crisis económica debería ser una oportunidad para pensar sobre este y otros temas que nos atañen directamente, como arquitectos y ciudadanos.

Sao Paulo. Taller Internacional de Proyectos

26/03/2011

general+1x (3)

Sólo el 10% de la población mundial tiene acceso a la Arquitectura. Es el momento de repensar el futuro de la profesión: Cambiar el diseño por el compromiso puede ser una buena alternativa.

 

Del 2 al 9 de abril se desarrollará en la ESCOLA DA CIDADE, Sao Paulo, Brazil, el

VI SEMINÁRIO INTERNACIONAL DE PROJETO URBANO.

Habitação e Educação na Cidade Contemporânea. Hábitat y educación en la ciudad contemporánea,

donde se intentará ofrecer alternativas a las áreas denominadas Favela Cavalo Branco y Angelo Tarsini.

• Coordenação: Andrea Tapia y Ruben Otero

• Parcerias: Facoltá di Architettura ad Alghero UNISS (Itália), The Royal Danish Academy of Fine Arts (Dinamarca), Facultad de Arquitectura y Urbanismo UNLP (Argentina), Escuela Superior de Arquitectura de Granada (Espanha), Peking University (China), Turenscape Institute (China), Prefeitura de São Paulo (Brasil), Programa Habitat da Organização das Nações Unidas (ONU)

• Palestrantes/Professores Convidados: Prof. Emilio Tomas Sessa (Facultad de Arquitectura UNLP), Prof. Ubaldo Garcia Torrente (Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Granada), Profa. Marisol Garcia Torrente (Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Granada), Profa. Maria Gomez Guillamon (The Royal Danish Academy of Fine Arts), Prof. Vicki Thake (The Royal Danish Academy of Fine Arts), Prof. Horacio Casal (Facoltá di Architettura UNISS), Profa. Andrea Tapia (Facoltá di Architettura UNISS), prof. Paulo Renato de Mesquita Pellegrino (Faculdade de Arquitetura e Urbanismo da USP), Profa. HAN Xi-li (Peking University)

saopaulo mix

1. APRESENTAÇÃO

O escopo do presente Relatório compreende serviços de apoio técnico e gerencial ao Programa Mananciais – Guarapiranga / Billings, e tem por finalidade apresentar resumidamente a situação atual da área denominada Favela Cavalo Branco, no núcleo Cavalo Branco código de área 170 e de servir como subsídio para definições e intervenções.

2. LOCALIZAÇÃO

A favela Cavalo Branco está localizada na zona sul do município de São Paulo, na margem esquerda do Reservatório Guarapiranga, distante cerca de 26 km do centro de São Paulo, tendo como principais vias de acesso a Estrada do Embu – Guaçu, Av. Dos Funcionários Públicos e Rua Anatoli Liadov.

Nas ilustrações apresentadas a seguir, podemos visualizar a favela no contexto da região.

fotoplano 1x

3. ÁREA DE ESTUDO

A favela Cavalo Branco com 1.000 famílias é uma área de aproximadamente 180.000,00 m2, que apresenta característica altamente adensada.

A parte Norte da área de estudo conta com redes de distribuição de água e coleta de esgotos sanitários e tem uma ocupação predominantemente ordenada. E a parte Sul não possui rede coletora e conta com a rede de distribuição de água somente nas principais vias de circulação e tem uma ocupação predominantemente desordenada, sendo que os domicílios cujos acessos é feitos por vias estreitas ou vielas utilizam-se de redes informais para se abastecerem de água.

A área em estudo está delimitada pela Av. dos Funcionários Publico e pelas ruas Anatoli Liadov, Ângelo Tarchi e Maria Trevisan, é composta por moradias em alvenaria, ocupadas por famílias de baixo nível de renda, típicas da fuga para núcleos urbanos, com ocupação não planejada.

favela+1+x (2)

4. VISTORIAS DE CAMPO

Com os dados e informações obtidas, os técnicos do Consórcio JNS/ HagaPlan, realizaram vistorias de campo objetivando o levantamento das condições atuais, percorrendo-se todas vielas e ruas de acesso para o reconhecimento da área, do meio físico, da infra-estrutura urbana existente e áreas livres disponíveis, os quais foram registrados através de mapas esquemáticos e de relatório fotográfico apresentados a seguir.

A Favela Cavalo Branco caracteriza-se por ser altamente adensada com as construções em alvenaria na sua quase totalidade, sendo a maioria com um ou dois pavimentos.

A área pode ser dividida em dois tipos de ocupações:

• Ocupação ordenada – localizada nas cotas mais elevadas tanto na parte Norte, quanto na parte Sul, tendo como acesso comum a Avenida dos Funcionários Públicos e as principais vias de penetração as Ruas Anatoli Liadov.e Maria Trevisani, respectivamente ao Norte e ao Sul;

• Ocupação desordenada – localizada nas cotas mais baixas na região central acompanhando o córrego até o extremo Sudeste, sendo visível a diferença, pois as vias neste local não conta com infra-estrutura nem se encontram pavimentadas, e o acesso são feitas por vias secundárias, tais como, as ruas Ana Lucia de Amicis, Benjamin Cosin, Charles Rague e Carlo Caproli, entre outras.

No primeiro tipo de ocupação o acesso das moradias é feito diretamente com as vias públicas que permitem a circulação de veículos, já no segundo, o acesso das moradias é feito através de ruas sem pavimentos (ver Foto 03) ou vias improvisadas sem condições de circulação de veículos pesados. Impedindo assim a coletada de lixo na porta das moradias entre outras restrições em vários pontos.

Foi detectada a existência de área de risco geotécnico, (ver Foto 09), que aliado a autoconstrução, geralmente é inadequada para o tipo de terreno, podendo causar riscos.

Na Favela Cavalo Branco existem alguns locais “pulverizados” sem ocupação, porém sem condições de implantar novas unidades habitacionais para recolocação de possíveis moradias que deverão ser retiradas para implantação de infra-estrutura (rede de distribuição de água, rede coletora de esgoto, sistema de drenagem, abertura e pavimentação de ruas, vielas e escadarias).

Deve ser salientado que no entorno da área de estudo existem locais propícios a implantação de conjuntos habitacionais, devendo ser analisado a possibilidade de uso pelo poder público, visando equacionar à questão das famílias a serem removidas.

INAUGURACIÓN ESPACIO BS40

18/11/2010

estudiopng

El próximo jueves 18 de noviembre de 2010 inauguramos oficialmente la sede granadina de GARCÍA TORRENTE ARQUITECTOS. Este estudio se abre con nuevas perspectivas y programación de actividades. Así, además de las líneas habituales de trabajo hasta ahora desarrolladas, se ofrecerán distintas facetas de investigación, exposiciones, cursos, charlas, presentaciones de libros, proyectos, etc., según un calendario que se hará público mensualmente por los medios de comunicación habituales. El espacio propiamente dicho se denominará espacio BS40.A la cabeza del despacho se encuentran Marisol y Ubaldo García Torrente, con los colaboradores habituales: Isabel Mota, arquitecto; Cristina Sanabria, aparejadora; Salvador López Cervantes, Jacob Martínez Ariza, Esaú Vázquez, Patricia Tuesta, Noemi Tuesta, Enrique Galiano y Carlos Espigares, estudiantes de arquitectura, además de Pepe Domínguez, Gonzalo R. Salaignac y Antonio Domínguez, de ZOOOM.Los actos de inauguración durarán 2 días: jueves 18 / viernes 19 (1) y serán organizados conjuntamente por GARCÍA TORRENTE y CUACS arquitectos, según la programación adjunta.

(1)       Por problemas de aforo, la asistencia al evento del jueves 18 nov. será con invitación personal.
 
Programa_.._Page_1 (2)Programa_.._Page_2 (2)

CONFERENCIA ANTONIO JIMÉNEZ TORRECILLAS

18/11/2010

payos (3)

Mis inicios están marcados por la fascinación con mi entorno más próximo, por el mundo de lo ordinario más que el de lo extraordinario. Pienso que la sabiduría de la arquitectura popular de Andalucía ha sido el descubrimiento que más me ha forjado como arquitecto. Entendí el valor de la herencia, la evolución y la transmisión; entendí que el verdadero valor no está tanto en lo que generosamente hemos heredado, como en aquello que generosamente debemos aportar. Porque, quizás,  lo que más nos haga cambiar como arquitectos es encontrar lo novedoso en el mismo mundo nuestro de siempre.

(VI)VIENDO

18/11/2010

(VI)VIENDO___A

“(VI)VIENDO es un doble proyecto que se vale de la fotografía y del vídeo para retratar un análisis
psicogeográfico del paisaje del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Esta investigación pretende compartir
con los espectadores las sensaciones que el medio produjo sobre los autores: libertad, aislamiento, voluntad de
exploración o mutación existencial para así hacer reflexionar sobre la relación afectiva entre el sujeto contemporáneo y el paisaje contemporáneo, sus nuevos métodos de representación, el estado de conservación y posible restauración, la utilización del paisaje como elemento pedagógico o la idoneidad de un turismo más sostenible.”

FESTIVAL DE CORTOS: ACERCA DEL PAISAJE CONTEMPORÁNEO

18/10/2010

cartel+4 (2)

El próximo 18 de noviembre de 2010, inauguramos la nueva sede de GarcíaTorrenteArquitectos en Granada, España. En este acto, además presentaremos lo que hemos bautizado con el nombre de espacio BuenSuceso 40 -BS40-  donde pretendemos desarrollar una programación continuada de actividades, tanto individualmente como en colaboración con CUACS arquitectos.

Para está cita, estamos organizando una serie de actos con una duración de 3 días (cuyo programa completo daremos a conocer próximamente), entre los cuales se desarrollará un festival de cortos en torno al paisaje contemporáneo.
Sabemos que muchos de vosotros habéis realizado a lo largo de vuestra carrera (arquitectos, artistas, antropólogos, filósofos, …) vídeos que servían de percepción y análisis de situaciones urbanas, territoriales, paisajísticas, etc. Quisiéramos hacer una recopilación de todo ese material inédito, para darlo a conocer y ponerlo en valor.
Desde aquí, lanzamos una convocatoria pública para que, si es de vuestro interés, nos enviéis esos trabajos de investigación y reflexión y daros la oportunidad de exponerlos y difundirlos, incluso hacer vuestra propia presentación en directo, si estáis en Granada en ese momento en ese FESTIVAL DE CORTOS: ACERCA DEL PAISAJE CONTEMPORÁNEO.
Objeto: vídeos, cortos, mediometrajes sujetos a la temática: REFLEXIONES ACERCA DEL PAISAJE CONTEMPORÁNEO
 
En los envíos deberá constar:

Nombre del autor/es, título, memoria con un máximo de 5 líneas de texto y fecha de realización.
Enviar a:  festivalcortos@hotmail.com
Si superan los 10 mb, hacedlo por cualquier página de envío masivo (http://www.rapidshare.com/ http://www.sendspace.com/, etc.) y enviar enlace

Fecha tope: 6 noviembre 2010

La lista de trabajos seleccionados se pondrá en conocimiento de sus autores antes del 14 de noviembre de 2010.

San Salvador. Taller de proyectos conceptuales: RESCATANDO LA PRIMERA CENTRALIDAD URBANA de San Salvador

22/09/2010

salvador01

Como continuación de los talleres desarrollados en Ciudad de México en 2008 y Quito en 2009, promovidos desde La Ciudad Viva en coordinación con la UNAM y las universidades ecuatorianas , se desarrolla, en la Ciudad de San Salvador -El Salvador C.A- el taller de proyectos conceptuales: RESCATANDO LA PRIMERA CENTRALIDAD URBANA, coordinado por Alejandro Suárez Pareyón y el apoyo de FUNDASAL, y que sirven como preámbulo al II ENCUENTRO IBEROAMERICANO DE MEJORES PRÁCTICAS URBANAS, organizado por El Foro Iberoamericano de Mejores Prácticas, con apoyo del Gobierno de España (Ministerio de la Vivienda) y ONU Hábitat / ROLAC (Oficina Regional para América Latina y el Caribe).

El taller se está desarrollando en el Palacio Nacional de la Ciudad de San Salvador entre los días 16 y 22 de Septiembre, con estudiantes de las Universidades de Costa Rica, México y El Salvador. Para ello se han considerado  cinco temas conceptuales: 1- Manzana Habitacional Centro Histórico de San Salvador CHSS; 2- Complejo Multifuncional en Distrito Educativo CHSS; 3- Integración de Plazas CHSS; 4- Plaza Memorial Monseñor Oscar Arnulfo Romero CHSS;  5- Vivienda Cooperativa Mesón Mayen. Cada una de las universidades salvadoreñas (profesores y estudiantes) se está encargando de desarrollar el tema que le fue encomendado por sorteo, incorporando a su plantilla base estudiantes de Costa Rica y México, mientras que la aportación andaluza: Juan Gavilanes (ETSA Málaga), Ricardo Alario (ETSA Sevilla) y Ubaldo García Torrente (ETSA granada), junto a Alejandro Suárez Pareyón, Eduardo Torres y Malinali (UNAM México) se encargan de la revisión de todos los temas y de las sesiones críticas. Haciendo una abstracción, se trata de 4 frentes de investigación: la escala urbana del espacio de lo público, la microcirugía del proyecto de vivienda de bajo coste en régimen de cooperativa, el acercamiento al concepto de microciudad con el proyecto de un edificio multifuncional para la Universidad Tecnológica y la reflexión sobre la idea de un memorial dedicado a Monseñor Romero. Todos ellos entendidos bajo el prisma de la posibilidad real de ejecución a medio plazo.

salvador mix

Hoy lunes 20 ha sido la primera de estas sesiones críticas generales, por lo que se ha podido hacer un primer balance de la situación. Después de varios días de zozobra generalizada, parece que la situación se torna más clara y los equipos miran hacia el horizonte de la entrega final con cierto optimismo, por lo que, independientemente de las pequeñas lagunas argumentales de algún grupo, los estudiantes comienzan a tomarle el pulso a qué significa intervenir en la ciudad histórica desde la perspectiva y el compromiso de la contemporaneidad.

salvador10

Haciendo una breve síntesis de la situación que sirva para la comprensión del trabajo que se está desarrollando, cabría decir que el centro histórico de San Salvador ha sufrido, casi desde su fundación, todo tipo de infortunios de origen natural, político o social que han dado lugar a desastres como los enfrentamientos armados de la guerra civil, la corrupción, el abandono del área por parte de las clases medias, la toma generalizada y organizada de las maras, la venta informal, el tráfico caótico, la miseria, etc. Lo cual ha desembocado en la actual situación de caos y práctico desentendimiento por parte de las autoridades, clases dirigentes y capital. En general, el CH es un hervidero de comerciantes, sobretodo “informales” que invaden literalmente las calles creando varias capas sucesivas alrededor de las manzanas y los edificios originales, las cuales quedan prácticamente irreconocibles desde el espacio público. De esta manera se crea una situación caótica perfecta: el tráfico se colapsa y el mercadeo continúa su crecimiento de manera exponencial. En este río revuelto y muy bien organizado, todo parece ser ganancia para algunos y miseria para todos. Al anochecer, como por arte de magia esa madeja de desenmaraña y la ciudad queda sumida en el mayor de los abandonos, excepto, claro está, en la calle Rubén Darío donde la “fiesta” no parece tener fin.

salvador11salvador12

Esta situación, desafortunadamente, no es única en el contexto latinoamericano, pero aquí se intensifica al contar con un hándicap insalvable: la ciudad ha ido quedando arrasada por los sucesivos terremotos que han esquilmado inexorable y paulatinamente el patrimonio edilicio de la ciudad histórica. No hay en la actualidad edificios anteriores al siglo XIX, y, por supuesto, en un precario estado de conservación. En este sentido, hablar de referencias a tipos, estructuras organizativas o constructivas del pasado es prácticamente un imposible, pues su memoria ha quedado borrada definitivamente del imaginario colectivo.

Volviendo a los proyectos propuestos, el trabajo de integración de las plazas: Barrios-Libertad-Morazán se está decantando por soluciones drásticas que hay que adoptar de manera decidida y de clara decisión política con apoyo social sin fisuras: se apuesta por la restricción del tráfico motorizado, la regulación de los “informales” y la reposición del caserío en las parcelas actualmente no construidas, para rematar con un fino ejercicio de proyectación de la piel misma y el mobiliario urbano de esos espacios y las calles que conforman el primer perímetro de la ciudad. Estas acciones servirán como laboratorio y detonante de otras futuras de mayor extensión.

salvador mix2

El trabajo de la manzana Habitacional  y las viviendas en cooperativa Mesón Mayen están marchando por diferentes derroteros. De entrada, ha sido prioritario saber reconocer, sobre un solar donde no hay preexistencias, los valores de la trama histórica, el respeto a la cuadrícula primitiva de la manzana y la densidad edificatoria, puntos a partir de los cuales los estudiantes han comenzado a desarrollar sus propuestas.

El grupo dedicado a proyectar el edificio multiusos está haciendo esfuerzos por comprender que la unidad de un programa arquitectónico se consigue por la integración de las partes y no por la adicción de elementos independientes y aleatorios situados sobre una parcela, pretendiendo que el resto de terreno libre se llame “plaza”.

Por último, el Memorial a Monseñor Romero, que partió de la trasnochada idea de derribar el antiguo cine Libertad para “dibujar” sobre las paredes y suelo del solar resultante, un imaginario formal que sirvieran como representación simbólica-mágica-alegórica alrededor de la figura del mártir, para construir un edificio que, al tiempo que completa la manzana, sirva como lugar de la expresión cívica y ciudadana de los individuos, a los que Monseñor dirigió todos sus esfuerzos.

La sesión crítica general ha servido, pues, para poner en común múltiples aspectos relativos a las pautas y objetivos inherentes a la recuperación del Centro Histórico de la ciudad de San Salvador, con actitud responsable y decidida.

salvador25

El proyecto

03/09/2010

Con esta frase rematábamos el artículo dedicado a la “convergencia de Bolonia”:

“El concepto de Arquitectura es, por definición, tal y como ha venido evolucionando desde hace siglos: amplio, subjetivo y abierto. Generalista, propenso al cambio y mutable, capaz de adaptarse a la dinámica, también cambiante, de la sociedad a la que sirve. En estos momentos de crisis e inseguridades, donde casi es necesario reinventar la profesión, no se pueden poner cotos a las ideas porque su muerte estaría asegurada. Hoy más que nunca es necesario liberarse de ataduras y dejar las puertas abiertas. Cuanto más inconcretas y amplias sean las fronteras, más ricos serán los resultados y mayores los beneficios para una sociedad ávida y necesitada de cambios con los que enfrentarse al mundo que le sirve de habitación”.

Lo que está claro es que, independientemente de otras, el verdadero campo de acción del arquitecto es el proyecto.Es por ello que, para empezar, no estaría mal ir cambiando la forma de aproximación al proyecto. La primera acción debe ser un ejercicio de PERCEPCIÓN. Consiste en acercarse al territorio con la mirada limpia y desinhibida (de ahí la importancia de la extrañeza en los primeros instantes). Estamos hablando de la manera sesgada de entender aquello que se tiene delante de los ojos. No se trata de analizar desde la supuesta objetividad, sino de desarrollar una mirada CRÍTICA Y SUBJETIVA que servirá para registrar el territorio desde la perspectiva de lo personal, transformando esa información posteriormente, al tiempo que se obtienen nuevos datos, según claves universales. Las herramientas para esta primera fase son múltiples y las nuevas tecnologías ofrecen un sinfín de posibilidades para arropar las decisiones de una manera sugerente. No se trata, pues, de acercarse a la realidad de manera fiel (desde la representación), ello sería impensable, sino de aproximarse al proyecto desde el primer instante (presentación). De esta manera se anula la fórmula diagnóstico/receta, tan extendida, por entender que el territorio no es un ente enfermo al que hay que curar, sino un cúmulo de oportunidades por explotar.

La percepción es, pues, parte del proyecto, no una instancia previa. MIRAR ES PROYECTAR

Las acciones que se comienzan a desarrollar a partir del momento en que se trazan las primeras líneas de intención, han de estar preparadas para reflejar las múltiples facetas de la contemporaneidad, las cuales han de ir hilvanándose a través del hilo conductor que proporciona esa mirada crítica. Así:

Se trata de desarrollar una programación sobre el territorio, no una normativa de regulación de acciones. Programar un territorio es hacerlo autónomo, autosuficiente, sostenible. Desviando recursos, acomodando posibilidades, registrando variables según los objetivos marcados. En definitiva, crear un sistema flexible que sea capaz de integrar el mayor número de posibilidades, de sugerencias, de alternativas, de manera que la reformulación o reprogramación, forme parte del propio plan.

Esta programación ha de entenderse desde la multidisciplinaridad. El arquitecto es el único posible coordinador de equipos de profesionales. Pasarían así a formar parte del proyecto los cultivos, el medio ambiente, los residuos urbanos, la creación de recorridos turísticos, la relación intercontinental del territorio en cuestión, los sistemas de transporte, la manera de recorrer, tanto física como virtualmente, dicho territorio, los sistemas productivos, las redes de comunicación, el ámbito patrimonial, la orografía, las tradiciones… Coordinar, enlazar, disponer, transformar, acotar estos parámetros, son la base conceptual, la herramienta de trabajo con las que el arquitecto construye la idea de proyecto.

Ligado a ello, aunque en otra bandeja, la labor del profesional debe manifestarse desde la perspectiva de la multiescalaridad. De ahí la absoluta necesidad, como se decía al principio de estas palabras, de no recortar los ámbitos de actuación de la carrera, ni de entenderla desde la compartimentación estanca y restrictiva de la “especialización”, abordando, desde la escala territorial al detalle constructivo, a veces sin solución de continuidad, según fórmulas más acordes con el perfil del sujeto contemporáneo y con las diversas situaciones culturales, económicas, técnicas, tecnológicas, ambientales, etc. que se dan en el del mundo actual. El trabajo del arquitecto debería entenderse como operación integral de reflexión, construcción y gestión en una fórmula de retroalimentación continua, capaz de responder con eficacia a las nuevas necesidades del sujeto/mundo, a los nuevos territorios nunca experimentados y a los nuevos retos aún por descubrir. La forma final es, por tanto, el resultado de dicha programación y no de las efímeras reglas de la composición.

Así, de esta manera, la parte será capaz de reformular el todo, la disciplina de la construcción del artefacto sintetizará las múltiples disciplinas a las que dará cobertura y la escala del detalle constructivo será un fiel reflejo de los acontecimientos que han delineado todo el territorio.

Mínimas reflexiones sobre el proceso de convergencia de Bolonia o el papel del arquitecto

03/08/2010

El otro día escuché por parte de dirigentes universitarios que los arquitectos estábamos “sacando los pies del plato”. Que nuestro título, de cara a Bolonia, debería ser el de graduados en Arquitectura, como el resto de carreras. Parece que siempre tenemos esa cosa como de flotar 10 centímetros por encima del resto de la gente y eso, no sólo no es bueno, sino que nos hace mucho daño. Simplemente quisiera verter una pequeña reflexión acerca de la condición del ARQUITECTO (frente a la idea de graduado) y también una mirada, entre crítica y esperanzadora, sobre el panorama que se nos presenta y que deberíamos aprovechar para no perder el tren de la contemporaneidad.

La convergencia europea de titulaciones universitarias (Plan Bolonia) es un pilar fundamental a la hora de construir una Europa fuerte, unida y ágil. En España el debate sobre la licenciatura en Arquitectura ha provocado un levantamiento generalizado de profesionales, profesores y, sobretodo, estudiantes -casi un milagro en una época marcada por la atonía y el individualismo- por entender que las atribuciones que marca Bolonia para el ARQUITECTO son bien distintas a aquellas que se han ido decantando a lo largo de una cuidada y enriquecedora evolución desde que se abrieran las primeras Escuelas de Arquitectura en nuestro país. Por eso, a la hora de marcar un rasero y unas competencias comunes para toda la Unión, han saltado las alarmas. Mientras otros títulos detentarían el poder de la construcción, que ahora pasarían a denominarse “Ingenierías de la Edificación”, a los arquitectos (a partir de ahora, graduados en arquitectura) se les relegaría a un papel de mero diseñador de espacios, poco más que un decorador de exteriores. De hecho, contratar a un arquitecto es, hoy por hoy en muchos lugares de Europa, una cuestión más ligada al prestigio del cliente que un valor imprescindible. En muchos países americanos este rasero se produce por los laterales, lo cual lo hace aún más restrictivo si cabe. Las antiguas facultades de arquitectura se han dividido en facciones que teóricamente forman profesionales más especializados, bajo la premisa de que cuanto mayor sea la especialización mejor será el resultado que se ofrece al cliente. Así los títulos ofertados por muchas universidades y que han ido desgajándose del árbol básico que se denominaba Arquitectura, son el de urbanista, paisajista, decorador de interiores, fachadistas, estructuralistas… además de otras subrramas más específicas. Tanto en un caso como en otro, restricción en altura y/o en anchura, la verdadera afectada es la Arquitectura.

El concepto de Arquitectura es, por definición, tal y como ha venido evolucionando desde hace siglos: amplio, subjetivo y abierto. Generalista, propenso al cambio y mutable, capaz de adaptarse a la dinámica, también cambiante, de la sociedad a la que sirve. En estos momentos de crisis e inseguridades, donde casi es necesario reinventar la profesión, no se pueden poner cotos a las ideas porque su muerte estaría asegurada. Hoy más que nunca es necesario liberarse de ataduras y dejar las puertas abiertas. Cuanto más inconcretas y amplias sean las fronteras, más ricos serán los resultados y mayores los beneficios para una sociedad ávida y necesitada de cambios con los que enfrentarse al mundo, en definitiva, su lugar de habitación.

Montevideo para principiantes

31/08/2009

Cuando las ciudades se abandonan, se abandona parte de nosotros mismos como seres humanos.

La ciudad de Montevideo, como tantas otras en Latinoamérica, sufren un progresivo despoblamiento difícil de sostener. No se trata de falsas melancolías de lo anterior, sino de la irremediable pérdida de valores absolutamente asumibles desde la contemporaneidad. La palabra miedo flota en el aire como un fantasma o como una epidemia.

proyecto-percepción

25/08/2009

El proyecto arquitectónico ha sido tradicionalmente concebido como la anticipación de un hecho arquitectónico: tenía valor en cuanto a preludio de una obra construida. Hoy el hecho arquitectónico posee una dimensión tan amplia y es lo suficientemente complejo, contradictorio y mutante como para ampliar este criterio y sus contenidos, procurando no reducirlo al área específica de la construcción de artefactos sobre un escenario/fondo, de manera más o menos definitiva o acabada. Abordar el proyecto desde la “disciplina: orden-jerarquía” resulta, por tanto, demasiado pobre. El arquitecto es cada día menos un “técnico reparador” que con un programa, un solar, un presupuesto y una lista de normas a cumplir, busca soluciones a un problema para convertirse en un malabarista, casi un mago. Es el momento de proponer, de inventar, más que de resolver. Hay que posibilitar circunstancias, abordar las situaciones, incidir, opinar y crear.

El proyecto arquitectónico se convierte así en una sucesión de preguntas a medio responder acerca del medio físico o virtual, en que el sujeto desarrolla su vida. Es una manera de interrogar para desencadenar más preguntas: una de las bases del PENSAMIENTO ARQUITECTÓNICO. Por tanto no debe entenderse como una herramienta de representación, sino como un ejercicio donde MEDIO y FIN se entrelazan para ser uno: indivisible y complejo. La manera más idónea de desarrollar una IDEA.

“Los 90′s fueron los años de la ecología. Esta década apunta cada vez más a ser la del paisaje”

Definir el paisaje es una manera de cerrar puertas a nuevos planteamientos que cada día inundan el panorama internacional y que apuestan de manera decidida por nuevas dimensiones del término. Lo cierto es que, en su esencia, el paisaje es abierto, inabarcable y difuso, impreciso y variable, casi siempre imposible de fijar, porque al hacerlo pierde parte de su sentido. En lo que sí parece haber un acuerdo unánime es en que el paisaje, tal y como se concibe hoy en nuestra cultura, es artificial: un hecho del artificio. Como todo hecho artificial, el paisaje es un proceso, no, como se ha venido entendiendo a lo largo de la historia, un estado físico final o un escenario envolvente. Un proceso capaz de desencadenar otros nuevos procesos, en constante regeneración y redefinición instantánea.
.
La superposición por capas es otra propiedad inherente al nuevo concepto de paisaje. Entender que todo dato aprovechable se estructura de manera no jerárquica, con el mismo valor apriorístico, el cual sólo entra en carga cuando el proyectista lo refuerza desde su tesis, articulando o promoviendo diferentes aspectos que se deseen potenciar, distintas capas, de esa multiplicidad, para provocar nuevas relaciones. Esta cualidad hace que el proceso que supone la creación del paisaje sea, por tanto, indeterminado, subjetivo, temporal y ahistórico.

El reciclaje, dentro de este proceso, vuelve a tener el valor que hasta el siglo XIX tenía: información para su reutilización, sin nostalgias ni valoración estilística, puro nutriente del proceso. Ello gracias a la valoración plana de los acontecimientos de cada capa.
El paisaje es artificial, y por tanto la manera de percibirlo: la manera sesgada, personal y subjetiva de mirar.
Objetivo: Abrir nuevas expectativas acerca del paisaje contemporáneo, entendido éste como proceso que se estructurará en tres frentes: la percepción, la acción y los procesos de re-generación desencadenados.

La percepción [Distintas maneras de mirar, de abordar la información]

Abstracto, Paisajes telemáticos, Redes, Espacio fractal, Paisajes de la velocidad, Los no lugares, Paisajes verticales, mapas, multiciudad, metápolis, miradas, miradas tácticas, multicapa, Paisajes hibridados, nómadas, publicidad, aescalaridad, desinhibición, ambigüedad y ambivalencia, a-formal, contemplación, a-escalaridad, data, audacia, creación, sin complejos, inexperiencia, indeterminación, zapping, multimedia, vacíos…

La acción [energía, decisión, capacidad de operación, ejecución]

Land art, Ecología activa, Agriculturas, Estrategias de apropiación, Reciclaje – residuo, Samplear, Scannear, buscar, Acción-arquitectura, Arqueología avanzada…

Los procesos de generación desencadenados [a partir de].

Paisajes operativos, Lands-in-lands, ocio, rizoma, densidades, viaje, intervención, reactivación, revisables, interacción, simultaneidad, síncopes…

A continuación, en entregas sucesivas, distintas formas de proyectar-percibir de alumnos de la E.T.S. Arquitectura de Granada, desarollados en clase.

Taller internacional de arquitectura, Quito 2009

14/08/2009

El taller internacional de proyectos celebrado entre los días 1 y 8 de julio de 2009, previo al Congreso de Quito, LA CIUDAD VIVA COMO URBS ha dejado momentos únicos. Cuatro equipos de estudiantes y profesores de la Facultades de Arquitectura de la Universidad de Cuenca, San Francisco de Quito y la Pontificia Universidad Católica del Ecuador y la Escuelas de Arquitectura de las universidades de Granada, Málaga y Sevilla, han trabajado en la elaboración de otras tantas propuestas sobre una de las áreas más controvertidas de la ciudad, la Quebrada de Jerusalén, límite natural y administrativo del centro histórico.
Este taller ha sido promovido por la cooperación en Ecuador de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio.

Desde su declaración como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1978, el centro histórico de Quito es un espacio urbano de casi 400 hectáreas, cuya recuperación ha sido uno de los objetivos prioritarios del país, por lo que planes de desarrollo y de construcción han ido sucediéndose y superponiéndose con la intención primordial de recuperar un patrimonio edificatorio y de espacios públicos de alto valor arquitectónico. Estas labores, a diferencia de otras políticas de recuperación llevadas a cabo en Latinoamérica, han querido basar sus cimientos en el compromiso, el consenso y la participación ciudadana. Esta enorme tarea, considerada desde el momento de la declaración como fundamental, debe entenderse, no sólo como el hecho físico de la recuperación formal y espacial del medio, sino, y sobretodo, como un ejercicio vital de recuperación de la identidad nacional y el afloramiento del imaginario colectivo.
El taller ha centrado su mirada en uno de los bordes naturales de ese centro histórico, la antigua Quebrada de Jerusalén por donde discurrían torrenciales las aguas del Machángara, hoy , completamente urbanizada y convertida en la avenida 24 de Mayo, prácticamente cubierta por siglos de rellenos y expectativas frustradas. En este lugar, donde la cuadrícula debió asumir su fracaso, afloran situaciones límite de gran impacto social, límites urbanos, atrofias, superposiciones, especulación… todo ello formalizado con elementos que a veces alcanzan una belleza plástica inusitada.
Justo aquí, donde los problemas se vuelven oportunidades, es posible imaginar nuevas relaciones, nuevas situaciones, cuya trascendencia supera los límites del espacio de trabajo para convertirse en referente metropolitano, al tiempo que, con sencillas operaciones de microcirugía no sustitutiva, lograr activar, aún más, la vida del casco histórico, con inyección de renovadas energías.
Aquí puede verse uno de los cuatro trabajos presentados, el del taller B, que deja nueva constancia del buen estado de salud de nuestras escuelas de arquitectura.

La arquitectura contemporánea no se enseña. Se comparte la experiencia

25/03/2009

Taller internacional de verano. Ciudad de México 2008

La incorporación al panorama académico de nuevas escuelas de arquitecturas en Andalucía ha supuesto, no sólo la descentralización y desconcentración de alumnos y profesores en un único centro, sino una cierta oxigenación donde competencia sana y nuevas apuestas se dan la mano. Desde hace varios años se ofrecen workshop conjuntos o asignaturas llevadas a la limón entre clases de la misma o diversas asignaturas. Ello, además de un enriquecimiento mutuo, supone una puesta en común que a veces es más intensa y enriquecedora que la llevada a cabo dentro de una misma escuela. Workshop como los llevados a cabo en Larache, Fez, Glasgow, Copenhague, Reijkavik, Ciudad de México, La Habana, Oporto… o los monográficos cuatrimestrales en Alcalá de Guadaira y Baeza, que desde hace años vienen desarrollando conjuntamente los talleres de Luz Fernández Valderrama, Ignacio Capitán, Julio Barreno, Paco Márquez, Ricardo Alario, Paco Daroca, Javier Terrado, Paco Reina, Javier Tejido, etc. en Sevilla, Juan Gavilanes en Málaga o Marisol y Ubaldo García Torrente, Tomás G. Píriz, Antonio Cayuelas en Granada, con notables colaboraciones como María Gómez-Guillamón desde Copenhague, Manuel F. Sá en Porto, Alejandro Suárez Pareyón en México, etc. etc… muchos de ellos al amparo de la Cooperación Internacional de la Junta de Andalucía, van creando una tela de araña entre personas y pensamientos que poco a poco van dando sus frutos.

Estos encuentros que no suelen superar la semana de trabajo son de tal intensidad que en muchas ocasiones superan el esfuerzo vertido en meses de trabajo lectivo. Reflexionar sobre ello tal vez nos proporcione claves importantes para el desarrollo de la enseñanza de la arquitectura hoy y nos ayude a ser más certeros a la hora de perfilar la labor del arquitecto español, tal vez distinto del pretendido en la convergencia de Bolonia.

¿Cuáles son las claves del éxito de estos talleres conjuntos?

  • Empezando por la más básica, alumnos y profesores dedican todas sus facultades y concentración a un único tema sin la presión diaria de otras asignaturas, despachos profesionales, etc.
  • Por otro lado, al trabajar fuera del ámbito cotidiano y conocido, suele haber una ausencia de referencias directas, lo que supone un potente agente liberador de prejuicios.
  • Desde las aulas-taller los condicionantes son mínimos, lo que permite dejar ver el panorama más limpio.
  • Al no tener un conocimiento exhaustivo de la “problemática del lugar”, no se tiende a arreglar dichos problemas, sino a plantear nuevas incógnitas, nuevas situaciones asociadas a inesperados fenómenos desencadenados.
  • El trabajo de referencia sirve de base para una investigación que difícilmente puede llevarse a cabo desde los despachos de la administración o de profesionales.
  • Abre puertas, activa campos, inaugura corrientes, crea opinión y engrasa motores para que otros tomen el relevo. Se trata del trabajo de reflexión que difícilmente se lleva a cabo en situaciones de encargo real.
  • Por último, hay una puesta en valor de criterios como el de la percepción en lugar del análisis, la acción en lugar de la representación y las estrategias y los procesos en lugar de los planes acabados. Todo ello comporta nuevas preguntas en lugar de una respuesta acabada y única.

Cuando estos talleres se desarrollan como parte de la cooperación internacional, estos valores se elevan a la máxima potencia. La cooperación de un arquitecto está en ofrecer sus ideas, sus investigaciones, incluso aunque los anfitriones y patrocinadores reconozcan patrones utópicos y poco realistas en los resultados, corriendo el riesgo de dejar éstos olvidados en un cajón. La labor de los coordinadores en este sentido es fundamental y su difusión en medios audiovisuales y de crítica se convierte en una prioridad ya que el mundo de la arquitectura necesita, más que nunca una renovación de sus postulados y aquí se plantean fundamentalmente nuevos caminos para explorar.

Pese al esfuerzo continuado de muchos profesores que a título personal se dejan la piel en crear nuevas experiencias para sus alumnos, la institución, como tal está excesivamente compartimentada, incluso esclerotizadas: planteamientos como el de talleres verticales, trabajo continuado en la escuela, donde cada alumno disponga de un espacio reservado y fijo, intercambios continuos con otras facultades, ciclos de conferencias, sesiones críticas entendidas como revisiones parciales, patrocinios externos, etc. son fórmulas demandadas por profesores y alumnos desde hace décadas, pero siempre abortadas por razones de orden administrativo, económico y competencial. Si parece que hay unanimidad en que la enseñanza de la arquitectura no se produce fundamentalmente por transmisión de conocimientos, sino que se trata más bien de compartir experiencias en sentido amplio, incluso adisciplinar, parece que las estructuras tanto físicas como de organización de nuestra facultades están obsoletas. En estos momentos de crisis e incertidumbres, revisar y renovar estas estructuras es más que nunca una necesidad para no ser devorados ante la avalancha de circunstancias actuales. A día de hoy se da la feliz circunstancia de que nuestras tres escuelas andaluzas están dirigidas por personas que han defendido siempre estos y otros postulados más audaces. Tal vez sea el momento de abrir un debate amplio y desprejuiciado sobre la enseñanza de la arquitectura que, en definitiva, es modelar el futuro de la profesión.